jueves, 15 de enero de 2009

La alimentación de los gatos


Cuando una camada de gatitos es abandonada, no suelen tener esperanzas de sobrevivir a menos que alguna persona los rescate y se haga cargo, dándoles cuidados y un hogar. Lo ideal como en cada especie, es que los gatitos se crien con su madre, que los protegerá y les amamantará proporcionandoles además defensas para su sistema inmunológico a través de la leche materna. Las gatas protegen mucho a su camada y suelen cambiar de sitio a todos los gatitos si detectan que el lugar donde dio a luz y dejó a sus gatitos ha sido descubierto. Algunas personas irresponsables y cobardes optan por separar a los gatitos y abandonarlos o incluso matarlos cuando no quieren hacerse cargo de ellos y solamente quieren conservar a la gata.

Si tenemos la suerte de encontrar a una cria o una camada abandonada, debemos darnos prisa si esperamos salvarlos. Una vez se han llevado al hogar, se puede consultar con el veterinario para tratar de saber en que estado se encuentran. Los gatitos que tengan más de 10 dias de vida ya podrán abrir los ojos si se encuentran bien, aunque no se moverán demasiado. Es importante dejarles en una caja con un salvacamas para que al mear o defecar no manchen toda la caja y podamos cambiarles el salvacamas que actuará como pañal improvisado, también podemos ponerles cachitos de periodico que habremos recortado para que se encuentren más cómodos o algún trapo para darles calor. No deben pasar frio ni debemos dejarles donde haya viento o corrientes de aire, cuando son crias diminutas no toman la temperatura corporal habitual en los gatos y necesitan estar en contacto con la madre o con sus protectores humanos para que al cogerlos tomen calor.
Para darles de comer durante su primer mes de vida, debemos hacerlo con un biberón y leche en polvo disuelta en agua caliente, dándoles entorno a 6 tomas diarias repartidas durante el dia, por ejemplo, cada 4 horas. Si no podemos estar con el gatito durante mucho tiempo y nadie puede cuidarle porque no hay personas en casa, ya sea por estudios o horarios laborales, podemos aumentar la cantidad de leche en las tomas, espaciar en algunas horas el tiempo entre cada toma y dar menos tomas al dia.

Muchas marcas de alta gama tienen productos específicos que se componen de un bote con el biberón y tres sobres de leche en polvo con graduación para saber que cantidades estamos echando en la comida del gatito. En las dos primeras semanas podemos darle 5 ml de agua caliente con 4 gr de leche en polvo o seguir las indicaciones del envase y de nuestro veterinario de confianza. Hay que vigilar que no se hinchen mucho porque los gatitos pequeños suelen ser mucho más tripones que los cachorros y adultos.

Normalmente los gatitos cierran la boca y giran la cabeza cuando ya no quieren más, pero debemos probar varias veces porque algunas crias no tienen mucho apetito. Podemos darles unas gotas en el hocico para que vean que es leche caliente, reconociendolo como su alimento y seguidamente el gatito debería tomar el biberón y chupar con fuerza moviendo las orejitas rápidamente.

Después de cada toma los gatitos pueden orinar y defecar, tenemos que estar atentos pero generalmente se ponen a maullar de forma muy sonora cuando acaban de mear, asi que será fácil que nos avisen cuando esto ocurra. Algunos gatitos pueden tener problemas para defecar cuando solamente toman leche y no están con la madre, que suele ayudarles a defecar con unos lametones. Los gatitos que no puedan defecar, pueden conseguirlo si les aplicamos aceite de oliva con un bastoncillo o papel higienico en el ano, estimulandoles para que puedan hacer sus necesidades. Igualmente se les puede estimular con papel higienico teniendo cuidado, en la zona genital para que orinen si no lo hacen ellos mismos. Si siguiendo estas pautas no lo conseguimos debemos consultar en una clinica veterinaria llevando a las crias porque es posible que necesiten más ayuda para realizar sus necesidades como por ejemplo un pequeño enema, es decir, la introducción de un líquido por el ano.

Normalmente podremos considerar que el destete se debe producir al finalizar el primer mes de vida, aunque eso no significa que el gatito no quiera beber más leche, ya que les encanta. Para conseguir un progresivo paso hacia el pienso, lo que podemos hacer es mezclar las tomas de leche con pienso, no el pienso con la leche ya que ambos alimentos deben ir por separado pero si que podemos disminuir progresivamente las tomas de leche y cambiar alguna toma por un poquito de pienso humedecido en un platito. El pienso humedecido es mejor para los recién salidos dientes del gato y además desprende un olor a comida que gusta mucho a los gatos. De este modo podemos ir pasando al pienso, reduciendo las tomas de leche y cambiandolas por platitos de pienso.
Existen piensos de gama alta para gatos de entre 2 meses y hasta 12 meses. Son pequeñas galletas que los gatitos se comen a bocados, según se les van desarrollando todos los dientos, se podrá servir totalmente seco y no será necesario humedecer el pienso. Si será necesario destinar un comedero para el pienso y otro cercano con agua fresca que debemos renovar diariamente.

Suelen tener valores nutricionales altos en proteinas e hidratos de carbono, compuestos en algunos casos por arroz y pollo, junto con vitaminas, minerales para el desarrollo oseo y ácidos grasos para la salud del pelaje y añadidos para facilitar la digestión a los felinos. Aunque los gatos se administran muy bien la comida que tienen en el plato, es puede dar una tabla orientativa:
Meses de edad / Peso en kilogramos / Pienso en gramos

1 / 0,35 - 0,80 / 25 - 35
2 / 0,8 - 1,4 / 40 - 55
3 / 1,4 - 2,5 / 55 - 70
4 / 2,5 - 3,2 / 60 - 80
5 / 3,2 - 3,9 / 60 - 90
6 - 12 / 3,9 - 5 / 65 - 100

Ante cualquier urgencia por indisposición o enfermedad hay que acudir al veterinario y seguir sus consejos además de realizar las vacunaciones para cachorros y la desparasitación.